Multigestión

Protéjase de la Inflacción

Estados de Ánimo de un Perro

Podríamos resumir en 8 los Estados de Ánimo de un Perro.
       
        El adiestramiento de tu perrito será más fácil y divertido si comprendes que tu mascota se esfuerza en comunicarse contigo de muchas otras maneras además de ladrar o menear su cola.

Ten presente que tu cachorro también intenta expresar sentimientos con sus orejas, patas, cola, boca, etc. Así, el adiestramiento de tu cachorro y la vida diaria junto a él será una experiencia mucho más agradable.

A continuación te enseño una serie de pautas básicas relacionadas con el lenguaje corporal de tu perro y su significado:

Dominante:

Descubrirás que un perro dominante tendrá las orejas erguidas en forma recta u orientadas hacia delante, la boca entreabierta o cerrada, los ojos completamente abiertos o mirando fijamente, el cuerpo levantado y en posición  rígida y, probablemente, tendrá el pelo del lomo erizado, y su cola estará extendida y tiesa o erguida.

Amistoso:

Un perro amistoso tiene orejas erguidas, ojos abiertos y atentos, una boca relajada, menea la cola o toda la parte trasera y, quizás, aúlle o emita pequeños chillidos o ladridos.

Juguetón:

Un perro agachado y meneando la cola indica, "ven, juguemos".

Sumiso:

Un perro con orejas orientadas firmemente hacia atrás, ojos cerrados y con una pata levantada muestra una actitud sumisa. El perro no está de muy buen humor, pero muestra que no atacará.

Agresivo:

Un perro agresivo tiene las orejas hacia atrás tocando su cabeza, el cuerpo tenso, la boca abierta enseñando los dientes y la cola extendida y erizada. Son comunes los gruñidos y aullidos.

Preocupado:

Ladridos rápidos junto con aullidos, orejas aplastadas hacia su cabeza y pelos del cuello erizados significa "estoy preocupado" o "algo no anda bien".

Miedoso:

Un perro muestra miedo con una postura agachada, una cola hacia abajo u oculta entre las patas, una espalda curvada, gira la cabeza como mostrando el blanco de los ojos y las pupilas dilatadas. Los perros, con frecuencia, ladran de miedo, en especial si están en un lugar con poco espacio o encerrados.

Estresado:


Un perro con signos de estrés frecuentemente tiene las orejas caídas y orientadas hacia atrás, la boca completamente abierta y los labios echados hacia atrás con respiración rápida. También tiene la cola y los hombros caídos, una actitud nerviosa y casi temblorosa.